Blog iluminación LED

Cómo iluminar un cuadro

Cómo iluminar un cuadro para Realzar su Belleza

Cómo iluminar un cuadro es una consideración fundamental para muchos de nosotros que tenemos obras de arte colgadas en nuestras paredes, ya sea en el recibidor, comedor, salón, dormitorio u otros espacios. Saber cómo iluminar un cuadro es esencial para que estas obras luzcan en todo su esplendor. Una iluminación adecuada resaltará los elementos clave de la obra, al mismo tiempo que ocultará posibles defectos o daños que puedan haberse producido en la misma.

Este principio es bien conocido por los responsables de los museos, quienes siempre prestan una gran atención a la iluminación de las obras expuestas para resaltar todas sus características.

Elección de la Fuente de Luz

Las bombillas tradicionales quedan claramente desaconsejadas por diversas razones. Las lámparas incandescentes y las halógenas proyectan una luz amarillenta y tenue, ya que para no dañar las obras, requieren una baja intensidad lumínica. Esto resulta en un índice de rendimiento cromático bajo, lo que resta nitidez, fuerza y matices a las obras de arte.

Por otro lado, los fluorescentes son particularmente perjudiciales para los cuadros, ya que su concentración de rayos ultravioleta daña severamente los colores.

Llegados a este punto, y siguiendo el ejemplo de numerosos museos, lo mejor es optar por la tecnología LED. Las luminarias LED mejoran significativamente la naturalidad y la riqueza de detalles de los cuadros, especialmente en los detalles más sutiles. Además, al no emitir calor ni rayos infrarrojos ni ultravioleta, ayudan a conservar las obras de arte en mejores condiciones.

Cómo Iluminar un Cuadro en la Pared

Lo primero a tener en cuenta son las características de la obra. Generalmente, se busca emplear una iluminación lo más natural posible, aunque también podemos encontrar iluminaciones no naturalistas que buscan resaltar elementos expresivos específicos del cuadro o corregir defectos en la obra.

Además, la cantidad de luces necesarias depende de las dimensiones del cuadro. Por lo general, uno o dos focos son más que suficientes; sin embargo, para cuadros de gran tamaño, se necesitarán más fuentes de luz. A menos que las características de la obra requieran lo contrario, es importante que la iluminación sea lo más homogénea posible para evitar zonas mal iluminadas o con un menor aporte de luz.


Aplique LED de pared para iluminar cuadros

Destaque sus obras de arte y espejos con la sofisticación del LED de pared de 8W, un estilo tradicional y elegante que añadirá un toque de distinción a su hogar. Con un tono de luz cálida de 3000K, este elegante aplique en bronce envejecido iluminará sus cuadros, murales y más de manera impecable. Además, su diseño totalmente articulado y giratorio de 50 cm permite dirigir la luz exactamente donde la necesita para realzar la belleza de sus piezas con una iluminación que destaca su encanto y elegancia.


Cómo Poner Luces LED en un Cuadro

También puedes experimentar con diferentes ángulos para proyectar la luz con mayor o menor intensidad y lograr un efecto lumínico específico.

Un aspecto importante a considerar es si el cuadro está protegido con un cristal, ya que esto puede causar reflejos no deseados. Para contrarrestar este efecto, existen los llamados «vidrios antirreflejo»; sin embargo, es importante recordar que pueden reducir la nitidez de la obra.

Esperamos que estas pautas te sean de utilidad a la hora de iluminar de la mejor manera posible tus cuadros y resaltar su belleza. Gracias por tu atención y hasta la próxima.